miércoles, 15 de febrero de 2017

Atenea, la protectora de las artes

Atenea es la diosa de la inteligencia, protege a los artistas y a los héroes, y es la encargada de la educación de los niños. Ella fue quien enseñó a los humanos a domar a los caballos.

Metis queda embarazada de Zeus, pero el dios, como suele ocurrir, teme que su futuro hijo adquiera más poder que él y toma la decisión de devorar a Metis, para evitar que su hijo nazca. Sin embargo, con el pasar de los meses, Zeus empieza a tener dolores de cabeza insoportables. Cuando ya no lo puede soportar más, le ruega a Hefesto que le abra la cabeza con un hacha. El dios del fuego le obedece e inmediatamente salta al exterior Atenea.

Atenea
Atenea en el Museo del Louvre, París
Atenea protege a héroes como Jasón, líder de los argonautas; Teseo, que salió vencedor en su lucha con el Minotauro; y los famosos Ulises y Hércules.

También es la diosa de las artes creativas, del bordado y del hilado. Protege los templos, las casas y la educación de los niños. Asimismo, los marineros buscaban su protección en los momentos difíciles y se dice que ayudó a construir la primera barca y enseñó a los humanos a navegar los mares.

Pero Atenea también posee un rostro más oscuro y es una mala enemiga. Se cuenta que despreció profundamente al príncipe troyano Paris porque puso a la diosa Afrodita por delante de ella en cuanto a belleza.

Tampoco reacciona bien cuando intentan retarla, como ocurrió con Aracne, una joven que dominaba el arte del bordado y se atrevió a insinuar que era mejor que la diosa. Atenea aceptó el reto y salió vencedora. Su venganza fue convertir a la muchacha en araña, por haber tenido la osadía de enfrentarse a ella.


La protectora de la ciudad Atenas

Los dioses sabían que el destino de Atenas era ser la ciudad más importante de la Tierra, por lo que todos querían convertirse en sus protectores. Poco a poco todos quedaron fuera, menos Atenea y Poseidón. La diosa, porque la ciudad iba a erigirse como un centro importante para las artes. El dios de las aguas, por la cercanía de la urbe al mar.

Ambos deseaban ser los elegidos y no tenían intención de rendirse, por lo que Zeus decidió que quien ofreciera a los humanos el regalo más útil y valioso sería el ganador.

Poseidón fue el primero en utilizar su magia y golpeando con su tridente el suelo, hizo aparecer el primer caballo de la Tierra. Un animal fuerte y hermoso que dejó a los dioses emocionados.

Atenea era la siguiente y todos se miraron pensando que sería incapaz de superar al dios de las aguas. Pero de inmediato comenzó a brotar de entre las piedras un árbol de hojas verdes y pequeños frutos ovalados, era el primer olivo.

A continuación, la diosa explicó que ese resistente árbol ofrecería alimento a los humanos, además de aceite para la cocina y para los rituales de los templos. Pero lo más significativo, era que el olivo era un símbolo de la paz.

Los dioses disertaron entre ellos, hasta decidir que era Atenea la más merecedora de ser la protectora de la ciudad de Atenas.

Beatriz Moragues - Derechos Reservados


No hay comentarios:

Publicar un comentario