miércoles, 25 de mayo de 2016

Ra, el dios Sol

Poco tiempo después de la creación del universo, Ra era un dios cercano que vivía en la Tierra, junto a los seres humanos. Su morada era un verdadero edén y desde allí reinaba sobre todos los seres terrenales.
Ra, el dios Sol

En el antiguo Egipto, Ra fue la divinidad más sobresaliente. Controlaba el paso del tiempo y las estaciones; aseguraba la tranquilidad en el universo y facilitaba la vida en el planeta Tierra.



A Ra le adoraban preferentemente en Heliópolis, que significa “Ciudad del Sol”. Durante varias Dinastías, los faraones dedicaron gran parte de sus riquezas a levantar grandiosos templos para venerar al Sol.
Pero el tiempo pasó y el dios Sol comenzó a envejecer, y como la humanidad siempre se ha comportado de forma similar desde tiempos pretéritos, surgió un grupo que empezó a desconfiar de sus facultades como rey y a ridiculizarle sin ningún pudor.
Naturalmente, esas actitudes llegaron a oídos de Ra, que furioso decidió mandar a la diosa Hathor para que castigase a los culpables.
Decepcionado, dejó la Tierra y volvió a su hogar en el cielo. Pronto le comunicaron que su marcha había propiciado guerras interminables entre los humanos, que se acusaban unos a otros de la desaparición del Sol.
La Tierra quedó sumida en la oscuridad y Ra, compadecido de los humanos, decidió facilitarles la vida. Envió a Thot, conocido también como “Sol de la noche”, para que gobernase la Tierra en su ausencia. Thot se encargó desde ese momento de terminar con las batallas para que reinase otra vez la paz en la Tierra, además de regalar a los humanos el maravilloso conocimiento de la escritura. Pero lo que más deseaban los habitantes de la Tierra en ese momento era la luz. Así que Thot hizo nacer luminosidad en lo oscuro de la noche, y creo la Luna.
Beatriz Moragues - Derechos Reservados


2 comentarios:

  1. Wow, siempre me gustara leer mitologia, sobre todo la egipcia.
    Muy bonita la historia! Un beso!

    ResponderEliminar